Thursday, May 24, 2007


Immigration and Welfare
May 24, 2007

The immigration debate is roaring again, and we're happy to join the fun. One place to start is a myth that has become a key talking point among restrictionists on the right -- to wit, that immigrants come to the U.S. for a life of ease on the public dole.

Leading this charge is the Heritage Foundation's Robert Rector, who argues in a new study that "the average lifetime costs to the taxpayer will be $1.1 million" for each low-skilled immigrant household. Hispanic immigrants and their families are a net national drain, he says, because they "assimilate into welfare."

Mr. Rector and Heritage have done some good social science research in the past, but this time they have the story backward: In most cases immigrants will pay at least as much in lifetime federal taxes as they receive in benefits.


One basic flaw in the Heritage analysis is that, as a study by the Immigration Policy Center points out: "The vast majority of immigrants are not eligible to receive any of these [welfare] benefits for many years after their arrival in the United States. . . . Legal permanent residents cannot receive SSI [Supplemental Security Income], which is available only to U.S. citizens, and are not eligible for means-tested public benefits until 5 years after receiving their green cards."

Illegal immigrants are also ineligible for any kind of federal welfare benefits -- with the exception of emergency health care. Many of the Congressional proposals to legalize this population would not allow these workers to collect welfare until waiting up to eight years for a green card and five years after that.

The "welfare" charge is also refuted by the experience of the federal welfare reform passed 11 years ago. That law reduced the welfare eligibility of new immigrants on the sensible grounds that the magnet for America should be work, not a government handout. Ron Haskins, an architect of that reform and the author of a 2006 book on its consequences, concludes that "the use of welfare by noncitizens has declined rapidly" in the wake of that law.

The nearby chart shows how rapidly. Between 1994 and 2004, the percentage of immigrant households collecting traditional cash welfare payments, supplemental security income, and food stamps fell by about half. The decline in welfare use was more rapid for immigrants than for native-born Americans. The exception has been Medicaid, thanks to states that have increased immigrant eligibility for the state-federal program in recent years.

However, immigrants have a positive financial impact on the most expensive federal entitlements: Medicare and Social Security. This is because immigrants generally come when they are young and working. Seventy percent of immigrants are in the prime working ages of 20-54, compared to only half of the native-born American population. Only 2% of immigrants are over 65 when they arrive compared to 12% of natives.

As a result, most immigrants contribute payroll taxes for decades before they collect Social Security or Medicare benefits. The Social Security actuaries recently calculated that over the next 75 years immigrant workers will pay some $5 trillion more in payroll taxes than they will receive in Social Security benefits. These surplus payments more than offset the costs of use of other welfare benefits received by most immigrant groups.

There's no doubt that immigrants draw on public resources, like the roads and the schools. The latter is mandated by a Supreme Court decision, Plyer v. Doe, and in any event would our society rather have these children in school, or wandering the streets? Even immigrants who don't own homes, and thus don't pay property taxes, finance public schools indirectly through rents paid to landlords. As for health care and roads, immigrants who receive paychecks have their income taxes withheld, and they also pay sales tax and other levies like everyone else.

Perhaps most important, immigrant earnings and tax payments rise the longer they are here. According to Census data for 2005, immigrants who have just arrived have median household earnings of $31,930, or about 30% below the U.S. average of $44,389. But those in the U.S. for an average of 10 years have earnings of $38,395; for those here at least 25 years, the figure is more than $50,000. Those earnings wouldn't be increasing if most immigrants were going on the dole. They are instead assimilating into the work force, growing their incomes as their skills increase.

As Congress debates immigration policy, the Members should keep in mind that the melting pot is still working; that taxes by immigrants cover their use of public services; and that finding a way to let immigrants work in the U.S. legally is the humane and pro-growth solution to the illegal immigration problem.

Tuesday, May 22, 2007

The Poor Get Richer

Wall Street Journal
May 23, 2007

It's been a rough week for John Edwards, and now comes more bad news for his "two Americas" campaign theme. A new study by the Congressional Budget Office says the poor have been getting less poor. On average, CBO found that low-wage households with children had incomes after inflation that were more than one-third higher in 2005 than in 1991.

The CBO results don't fit the prevailing media stereotype of the U.S. economy as a richer take all affair -- which may explain why you haven't read about them. Among all families with children, the poorest fifth had the fastest overall earnings growth over the 15 years measured. (See the nearby chart.) The poorest even had higher earnings growth than the richest 20%. The earnings of these poor households are about 80% higher today than in the early 1990s.

What happened? CBO says the main causes of this low-income earnings surge have been a combination of welfare reform, expansion of the earned income tax credit and wage gains from a tight labor market, especially in the late stages of the 1990s expansion. Though cash welfare fell as a share of overall income (which includes government benefits), earnings from work climbed sharply as the 1996 welfare reform pushed at least one family breadwinner into the job market.

Earnings growth tapered off as the economy slowed in the early part of this decade, but earnings for low-income families have still nearly doubled in the years since welfare reform became law. Some two million welfare mothers have left the dole for jobs since the mid-1990s. Far from being a disaster for the poor, as most on the left claimed when it was debated, welfare reform has proven to be a boon.

The report also rebuts the claim, fashionable in some precincts on CNN, that the middle class is losing ground. The median family with children saw an 18% rise in earnings from the early 1990s through 2005. That's $8,500 more purchasing power after inflation. The wealthiest fifth made a 55% gain in earnings, but the key point is that every class saw significant gains in income.

There's a lot of income mobility in America, so comparing poor families today with the poor families of 10 years ago can be misleading because they're not the same families. Every year hundreds of thousands of new immigrants and the young enter the workforce at "poor" income levels. But the CBO study found that, with the exception of chronically poor families who have no breadwinner, low-income job holders are climbing the income ladder.

When CBO examined surveys of the same poor families over a two year period, 2001-2003, it found that "the average income for those households increased by nearly 45%." That's especially impressive considering that those were two of the weakest years for economic growth across the 15 years of the larger study.

One argument was whether welfare reform would help or hurt households headed by women. Well, CBO finds that female-headed poor households saw their incomes double from 1991 to 2005, and the percentage of that income coming from a paycheck rose to more than a half from one-third. The percentage coming from traditional cash welfare fell to 7% from 42%. Poor households get more money from the earned income tax credit, but the advantage of that income-supplement program is that recipients have to work to get the benefit.

The poor took an earnings dip when the economy went into recession at the end of the Clinton era, but data from other government reports indicate that incomes are again starting to rise faster than inflation as labor markets tighten and the current economic expansion rolls forward.

It's probably asking way too much for this dose of economic reality to slow down the class envy lobby in Washington. But it's worth a try.

Death by Veganism

WHEN Crown Shakur died of starvation, he was 6 weeks old and weighed 3.5 pounds. His vegan parents, who fed him mainly soy milk and apple juice, were convicted in Atlanta recently of murder, involuntary manslaughter and cruelty.

This particular calamity — at least the third such conviction of vegan parents in four years — may be largely due to ignorance. But it should prompt frank discussion about nutrition.

I was once a vegan. But well before I became pregnant, I concluded that a vegan pregnancy was irresponsible. You cannot create and nourish a robust baby merely on foods from plants.

Indigenous cuisines offer clues about what humans, naturally omnivorous, need to survive, reproduce and grow: traditional vegetarian diets, as in India, invariably include dairy and eggs for complete protein, essential fats and vitamins. There are no vegan societies for a simple reason: a vegan diet is not adequate in the long run.

Protein deficiency is one danger of a vegan diet for babies. Nutritionists used to speak of proteins as “first class” (from meat, fish, eggs and milk) and “second class” (from plants), but today this is considered denigrating to vegetarians.

The fact remains, though, that humans prefer animal proteins and fats to cereals and tubers, because they contain all the essential amino acids needed for life in the right ratio. This is not true of plant proteins, which are inferior in quantity and quality — even soy.

A vegan diet may lack vitamin B12, found only in animal foods; usable vitamins A and D, found in meat, fish, eggs and butter; and necessary minerals like calcium and zinc. When babies are deprived of all these nutrients, they will suffer from retarded growth, rickets and nerve damage.

Responsible vegan parents know that breast milk is ideal. It contains many necessary components, including cholesterol (which babies use to make nerve cells) and countless immune and growth factors. When breastfeeding isn’t possible, soy milk and fruit juice, even in seemingly sufficient quantities, are not safe substitutes for a quality infant formula.

Yet even a breast-fed baby is at risk. Studies show that vegan breast milk lacks enough docosahexaenoic acid, or DHA, the omega-3 fat found in fatty fish. It is difficult to overstate the importance of DHA, vital as it is for eye and brain development.

A vegan diet is equally dangerous for weaned babies and toddlers, who need plenty of protein and calcium. Too often, vegans turn to soy, which actually inhibits growth and reduces absorption of protein and minerals. That’s why health officials in Britain, Canada and other countries express caution about soy for babies. (Not here, though — perhaps because our farm policy is so soy-friendly.)

Historically, diet honored tradition: we ate the foods that our mothers, and their mothers, ate. Now, your neighbor or sibling may be a meat-eater or vegetarian, may ferment his foods or eat them raw. This fragmentation of the American menu reflects admirable diversity and tolerance, but food is more important than fashion. Though it’s not politically correct to say so, all diets are not created equal.

An adult who was well-nourished in utero and in infancy may choose to get by on a vegan diet, but babies are built from protein, calcium, cholesterol and fish oil. Children fed only plants will not get the precious things they need to live and grow.

Nina Planck is the author of “Real Food: What to Eat and Why.”


Strong peso is a thorny issue

The rising currency aids many Colombians. But some, such as rose exporters, feel pinched.
By Chris Kraul, Times Staff Writer
May 19, 2007

BOGOTA, COLOMBIA — The Colombian peso is on a hot streak, and that's good for national pride, consumers of luxury imports and tourists heading to Disney World. But it's a bouquet of trouble for Bogota flower grower Carlos Borrero and the rest of this nation's export-centered rose industry.

Like most growers who sell abroad, Borrero is paid in dollars but absorbs his costs in pesos. That means the revenue he's taking in buys about 40% less locally than four years ago. Meanwhile, the cost of his labor and materials have risen 40% in the same period.

"It's like I lost a full year of income because of the exchange fluctuation since 2004. How the hell can a small business survive that?" asked Borrero, who has an engineering doctorate from Michigan State and whose 75-acre farm in the Bogota suburb of La Punta ships $2 million worth of roses and carnations to the United States a year.

Nearly all world currencies have gained against the dollar in recent years; the dollar has slid 30% in value since 2002 against an index of world currencies, according to the International Monetary Fund. But the greenback's decline has been steeper against the currencies of Third World countries whose economies have been lifted by booming demand for commodities such as copper, sugar and soybeans, and the incoming floods of dollars chasing them.

The dollar buys 20% fewer Colombian pesos than it did a year ago and 30% fewer than it did four years ago.

But there is more to the peso's appreciation than demand for Colombia's oil, coal, bananas, coffee and other commodities. As never before, foreign investors are here buying up banks, factories and real estate.

Total annual investment now equates to 27% of the nation's annual economic output, reflecting growing confidence in Colombia and the policies of President Alvaro Uribe, said Standard & Poor's analyst Richard Francis in New York.

The rise in the peso's value is visible even on the streets: Sales of new cars, most of them imported, are up 50% in the first four months of this year, said economist Mauricio Cardenas of the Fedesarrollo think tank in Bogota. The peso's increased purchasing power means more imports, which are growing at a 23% annual rate, he added.

The number of construction permits grew 26.5% over the 12 months ended in March, a reflection of a real estate market frenzy. The boom has sparked concerns about inflation at Colombia's central bank, which raised the benchmark loan rate by a quarter percentage point to 8.75% on Friday.

Many Colombian exports haven't suffered even though a strong peso makes them more expensive. But that's not the case with flowers.

After years of strong business fueled by Americans' appreciation of big-budded Colombian roses, the industry is fighting for survival amid stiff competition from Ecuador, China, Kenya and Mexico — relative newcomers to rose exporting.

Although Colombia shipped almost $800 million in flowers to the United States last year, the industry has cut margins to the bone to maintain its market share. Investment in new varieties and technology has shrunk, according to the grower industry association, Asocolflores.

Borrero, whose family has been in the flower business since 1969, said his company, Rosas Sabanillas, will chalk up its first annual loss ever this year, after barely breaking even last year. He worries about having to let some of his 230 employees go, many of whom are single mothers who took out mortgages to buy houses.

Other companies are faring far worse. Five major flower growers have either scaled back operations or gone bankrupt over the last year. Total jobs in the cut-flower industry have fallen by 12,000 since 2005, a 10% loss.

The industry is screaming for relief, going so far as to propose that Uribe stop letting the peso float freely and instead establish a fixed "exchange rate platform" of 2,500 pesos to the dollar. That would immediately strengthen the dollar by 20% over its current value of about 1,987 pesos and make flower exports more competitive.

"We are saying for the first time that we are in serious difficulties and at risk of extinction," Borrero said.

Fedesarrollo's Cardenas said the peso's high relative value was cyclical, and it would eventually devalue back to an "equilibrium" of 2,500 pesos to the dollar.

For Borrero, it can't come too soon.

"The revaluation of the peso is definitely cyclical," he said. "What we don't know is: Will we, the flower growers, still be around for the turnaround?"

¿Por qué llega poca inversión extranjera?

¿Por qué llega poca inversión extranjera?

Por: Enrique Blasco Garma
Ámbito Financiero

La CEPAL acaba de confirmar un dato muy preocupante. La inversión extranjera directa (IED) se redujo a un mínimo en América latina. La región recibía 16% del total mundial en 1997, cayendo a apenas 8% en 2006, y nuestro país fue el que más perdió. Recibía 2,7% de la IED mundial, en el período 1992-97, y en 2006 apenas consiguió 0,5%. Si bien toda la región perdió protagonismo con los inversores mundiales, la Argentina fue la que más retrocedió.

Esta situación llama poderosamente la atención. Las condiciones externas son las mejores en muchas décadas, para la región y para la Argentina. El mundo crece y demanda ávidamente nuestros productos. En realidad, demanda mucho más de lo que estamos dispuestos a vender, según indican las trabas que imponemos a las exportaciones.

En estas circunstancias deberían existir muchas oportunidades de negocios. Es más, los precios de los activos reales y financieros serían muy baratos comparativamente con otros países. ¿Entonces por qué esa reticencia a invertir, esa preferencia comparativa por los activos ofrecidos en otros mercados? ¿Por qué no hay colas para invertir en la Argentina y así aumentar la demanda de trabajo y los ingresos de nuestra gente? Es como si existiese una divisoria marcada. El mundo ansía nuestros productos con avidez, especialmente los que pueden exportarse de la jurisdicción nacional, pero no tanto los activos radicados en nuestro territorio, bajo la protección de nuestras leyes.

# Orden común

La raíz del problema es que los negocios se hacen donde la legislación y las normas cumplen estándares internacionales, configurando una suerte de orden o idioma común. Ello permite desenvolverse en confianza, sin incurrir en incesantes gastos de transacción. Donde no se dan esas reglas con firmeza, los negocios se tornan vidriosos. Es riesgoso contraer compromisos donde las normas se alteran imprevistamente, por decisión de algún funcionario o poder del Estado. Donde grupos particulares pueden ocupar propiedades, obstruir instalaciones, obtener ventajas especiales, el orden se desbarata. Los accionistas de la empresa recriminarían airadamente a quien arriesgase su capital en tan inciertas condiciones. Habiendo tantas oportunidades en el mundo, se valorizan las conductas de cada nación. Las decisiones de inversión se guían por los comportamientos pasados y las expectativas acerca de los actos gubernamentales futuros.

Las instituciones -conjuntos de reglas de comportamiento tendientes a hacer más confiables las actividades en los distintos ámbitos- pesan decisivamente en la formación de expectativas. Así, las empresas establecen nexos entre empleados, proveedores, clientes y dueños para afirmar sus prestaciones recíprocas de la forma más eficiente. Los clientes pagan por la expectativa de obtener un servimáscio de cierta calidad, los empleados y proveedores comprometen su esfuerzo a cambio de remuneraciones por un tiempo prolongado y los dueños aseguran con su capital las posibles deficiencias en el cumplimiento. Por su lado, el Estado ofrece el bien público, principalmente seguridad, a cambio de impuestos. Como hay grandes ventajas en el uso monopólico de la fuerza, se establecen controles y divisiones de poderes para evitar que los funcionarios abusen de su poder y no cumplan los mandatos. En esta tarea, son las democracias más transparentes y participativas las que perfeccionan las instituciones para que la ciudadanía controle a sus mandatarios. Por ello, su gente obtiene los ingresos más altos.

# Diferencias

No obstante, el nexo entre riqueza e instituciones no es fácil de comprender y la gente todavía no actúa eficazmente para mejorar el Estado. Por eso, las naciones tienen grados muy distintos de calidad institucional.

En cambio, en ámbitos reducidos, como empresas y deportes, los agentes presionan directamente para su progreso. Así, están logrando la estandarización universal de deportes en fútbol, tenis, transformándolos en espectáculos mundiales, de la mano de la televisación mundial de los partidos, con la cual los jugadores y el público se están beneficiando de forma impensada.

El conjunto de instituciones ha venido evolucionando a lo largo de la historia. No son la creación de algún genio iluminado, pues responden a características humanas insuficientemente conocidas y a eventos imprevistos.

# Fracasos

La bondad de tales normas se comprueba con los resultados. Por ello, hay países y empresas más exitosos que otros. En cambio, los experimentos sociales que pretendían un orden nuevo fallaron porque nadie tiene el conocimiento necesario para diseñar un régimen institucional. La prueba y error en la práctica social, como los experimentos de laboratorio en las ciencias físicas, paso a paso van mostrando el camino del progreso, asentado en experiencias exitosas sostenidas. En cambio, las creaciones de minorías iluminadas, como el comunismo, nazismo y otros ismos fracasaron y seguirán fracasando. Las empresas y la gente reclaman la seguridad de sus derechos. Los estados que por incapacidad o ideología no puedan sostenerlos están condenados a ofrecer menores oportunidades.

Monday, May 21, 2007

El error de los intelectuales

El error de los intelectuales

Por Enrique Arenz

Capítulo 1º


El mundo comunista se desintegró como lo que fue: una larga pesadilla kafkiana. Cayó el muro de Berlín, la hoz y el martillo fueron descuajados de las banderas de sufridas naciones del Este, el tirano rumano Ceausescu fue llevado al paredón, desapareció la URSS, China se vuelve capitalista (aunque sin democracia) y Cuba languidece en una crepuscular dictadura sin destino ni gloria.

Fue como el alba que barre las sombras y disipa los miedos nocturnos. Y sin embargo, como insensible ante estos dramáticos acontecimientos, parte importante de la sociedad occidental, pero particularmente de nuestra sociedad, sigue padeciendo el síndrome izquierdoso.

¿Qué es el tal síndrome izquierdoso? Se me ocurrió denominar así a cierta perturbación colectiva que debilita la capacidad de discernimiento del hombre medio y lo inclina hacia la gradual aceptación —irreflexiva, contradictoria, casi infantil— de formas, proyectos, ideas y soluciones utópicas de índole socialista.

Esta transubstanciación deriva, en los distintas grupos sociales, de al menos una de las siguientes causalidades:

1. La causalidad psicológica;

2. El rechazo de la igualdad ante la ley; y

3. El error de los intelectuales.

Analizaremos cada una de ellas.

1. La causalidad psicológica

Empecemos por los militantes y activistas de esos grupos minoritarios de ultraizquierda que son los trostkistas, los maoístas, los comunistas ortodoxos (o stalinistas), los castristas y algunos anarquistas violentos. Como ajenos a la realidad del gran fracaso mundial del marxismo, miles de argentinos honestos y bien intencionados entregados a estas ideologías, apasionados exégetas de los derechos humanos pero al mismo tiempo incondicionales admiradores y defensores de Fidel Castro, el peor violador de tales derechos en nuestro tiempo, siguen obsesionados con la paciente obra de demolición de eso que Antonio Gramnsi llamó la superestructura, es decir, todo aquel conjunto de valores y jerarquías que forman parte de nuestra cultura y estilo occidental de vida: nuestras creencias profundas, nuestra fe religiosa, el concepto de familia cristiana, etcétera.

Curiosamente estos pequeños partidos son altamente fraccionables, en parte por el excluyente protagonismo de sus caciques, pero sobre todo por su cerrado dogmatismo que no admite matices ni opiniones divergentes entre sus propios militantes.

Una advertencia: no estamos hablando de los tenebrosos y siempre anónimos cerebros del terrorismo internacional, esos gélidos y deshumanizados profesionales de la revolución permanente cuyo grito de guerra es y ha sido siempre «¡Viva la muerte!» (ETA, Sendero luminoso, las FARC colombianas, Brigadas Rojas y los temibles grupos integristas islámicos, entre otros; como lo fueron en nuestro país el ERP, Montoneros y otras organizaciones subversivas en los años ‘60 y ‘70), que tanto ponen un arma en las manos de un jovencito idealista como se infiltran en las instituciones religiosas o se asocian con el narcotráfico internacional. Estas elites siempre actúan en la oscuridad, disponen de santuarios para descansar y entrenarse y pasan astutamente inadvertidas en las sociedades democráticas donde conviven en círculos áulicos y disfrutan de una buen vida y mucho dinero.

No, a lo que me refiero es a ese otro grupo de activistas que todos conocemos, esos que dan valientemente la cara, que arengan a los obreros en las fábricas, que pintan paredes en agotadoras jornadas nocturnas y que distribuyen panfletos crispados y apocalípticos y sueñan con la revolución proletaria. Hablo de algunos amigos míos echados a perder (hoy ya hombres grandes y tan necios, amargados y candorosos como siempre) y de tantos otros, jóvenes y viejos bien intencionados, honestos, auténticos en su equivocada causa. ¿Qué los lleva a transformarse en dóciles instrumentos de aquellas siniestras elites, cuyos crímenes y violaciones sistemáticas de los derechos humanos jamás repudian ni denuncian?

El filósofo y economista austríaco Ludwig von Mises advirtió en 1927 que la tendencia de muchas personas hacia la militancia de ultraizquierda tiene raíces profundamente psicológicas. En su libro Liberalismo este notable pensador afirma que las raíces del antiliberalismo no son de orden racional sino producto de cierta disposición mental generada por dos patologías: el resentimiento, por una parte, y lo que él llamó el complejo de Fourier, por la otra. A la primera patología Mises no le atribuye mucha peligrosidad.

La describe de la siguiente manera:

«Está uno resentido cuando odia tanto que no le preocupa soportar daño personal grave con tal de que otro sufra también. Gran número de los enemigos del capitalismo saben perfectamente que su personal situación se perjudicaría bajo cualquier otro orden económico.

Propugnan, sin embargo, la reforma, es decir, el socialismo, con pleno conocimiento de lo anterior, por suponer que los ricos, a quienes envidian, también padecerán. ¡Cuántas veces oímos decir que la penuria socialista resultará fácilmente soportable ya que, bajo tal sistema, todos sabrán que nadie disfruta de mayor bienestar!

Esta actitud mental, sin embargo, puede ser combatida por medio de la lógica, según nos lo explica el propio Mises, haciéndole ver al resentido que lo que a él le interesa es en verdad mejorar su propia posición, sin tener en cuenta que los otros prosperen aún más.

El complejo de Fourier, en cambio, es cosa mucho más seria, ya que se trata de una verdadera enfermedad mental. Von Mises, que no era psicólogo pero sí un agudo observador de las acciones y conductas humanas, estudió esta perturbación mental (apenas advertida por el propio Freud) y la describió de la siguiente manera:

«Muy difícil es alcanzar en esta vida todo lo que ambicionamos. Ni uno por millón lo consigue. Los grandiosos proyectos juveniles, aunque la suerte acompañe, cristalizan con el tiempo muy por debajo de lo ambicionado.

Mil obstáculos destrozan planes y ambiciones, la personal capacidad resulta insuficiente para conseguir aquellas altas cumbres que uno pensó escalar fácilmente. Diario drama es para el hombre ese fracaso de las más queridas esperanzas, esa paralización de los más ambicionados planes y la percepción de la propia incapacidad para conseguir las tan apetecidas metas. Pero eso a todos nos sucede.

«Ante esta situación, uno puede reaccionar de dos maneras: odiando la vida por haberle negado la realización de los sueños juveniles, o siguiendo adelante con renovadas esperanzas. Aquellos que aceptan la vida como en realidad es no necesitan recurrir a piadosas mentiras que gratifiquen su atormentado ego (...)

Si el triunfo tan largamente añorado no llega, si los hados, en un abrir y cerrar de ojos, desarticulan lo que tantos años de duro trabajo costó estructurar, no hay más solución que seguir trabajando como si nada hubiera pasado.

El neurótico, en cambio, no puede soportar la vida como en verdad es. La realidad resulta pa ra él demasiado dura, agria, grosera. Carece, en efecto, a diferencia de las personas saludables, de la capacidad para seguir adelante, como si tal cosa. Su debilidad se lo impide. Prefiere escudarse tras meras ilusiones».

Tras lo cual von Mises llega a la conclusión de que la teoría de la neurosis es la única que puede explicar el éxito de las absurdas ideas de Fourier, aquel socialista loco que sostenía en sus escritos que los bienes ofrecidos por la naturaleza eran superabundantes y no necesitaban ser economizados para asegurar a todos la abundancia y prosperidad. De allí deriva la confianza marxista en la posibilidad de un ilimitado incremento de la producción sin otro requisito que suprimir la propiedad privada.

Pero Mises va aún más lejos. Sostiene que la mentira piadosa tiene doble finalidad para el neurótico. Lo consuela, por un lado, de sus pasados fracasos, abriéndole, por otro, la perspectiva de futuros éxitos. El enfermo se consuela con la idea de que si fracasó en sus ambiciones, la culpa no fue suya sino del defectuoso orden social prevalente. Espera que con la desaparición del injusto sistema logrará el éxito que anteriormente no consiguiera (1).

Contra esto no se puede emplear la lógica. Ello explicaría el por qué es imposible convencer a un marxista aún cuando utilicemos los más sólidos argumentos para demostrarle su error. El neurótico se aferra de tal manera a su utopía que de tener que optar entre la ensoñación y la lógica, no vacila en sacrificar esta última, pues la vida, sin el consuelo que el ideario socialista le proporciona, resultaría insoportable.

Efectivamente, el marxismo le dice al fracasado que de su fracaso él no es responsable, sino la sociedad. Este consuelo le permite recuperar su perdida autoestima, liberándolo del sentimiento de inferioridad que, en otro caso, lo atormentaría.

Recordemos que los textos socialistas no sólo prometen riqueza para todos, sino también amor y felicidad, pleno desarrollo físico y espiritual y, oh sorpresa, la aparición de abundantes talentos artísticos y científicos. Precisamente León Trostsky escribió lo siguiente en su ensayo Literatura y revolución:

«En la sociedad socialista el hombre medio llegará a igualarse a un Aristóteles, un Goethe o un Marx. Y por encima de tales cumbres, picos aún mayores se alzarán».

2. El rechazo de la igualdad ante la ley

Analicemos ahora cómo afecta el síndrome izquierdoso a la clase dirigente argentina, sector social que orienta y moldea la tendencia ideológica predominante del resto de la sociedad.

Pero a diferencia de los ingenuos activistas de izquierda y ultraizquierda, nuestra clase dirigente tiene mucha responsabilidad en su descuidada y, según veremos, egoísta manera de pensar.

Cuando las personas comunes, sobre todo las que pertenecen a la gravitante clase media, reciben la influencia de dirigentes afectados por el síndrome izquierdoso, actúan maquinalmente contra sus propios intereses, concepciones y formas preferidas de vida. Cada persona así condicionada se transforma en un destructor inconsciente de su propia libertad individual y de la cultura occidental.

Si escuchamos los discursos, opiniones o simples comentarios de los dirigentes -particularmente juveniles y estudiantiles- de partidos políticos democráticos como la Unión Cívica Radical y el Justicialismo, por mencionar a los dos históricamente más importantes, advertimos la fuerte carga de resentimiento, prejuicio e ideologismo de izquierda que pesa abrumadamente sobre todos sus pensamientos y proyectos.

Desde el antinorteamericanismo más cerril hasta la antiglobalización y otras fobias absurdas que forman parte cotidiana del paisaje ideológico de los argentinos, son una prueba de cómo por influencia de sus dirigentes el argentino medio se apasiona en la defensa de posiciones que lo perjudican como integrante de una sociedad libre.

Pero no solamente los políticos tienen este problema. Los intelectuales, que analizo más adelante, piensan mayoritariamente así. Toda la clase rectora argentina es, en términos generales, portadora semiconsciente, en mayor o menor medida, del síndrome izquierdoso. Y digo semiconsciente porque en parte no saben lo que hacen y en parte sí lo saben, aunque no lo digan en voz alta. Y hasta quizás lleguen a engañarse a sí mismos.

Piense el lector que políticos, periodistas, intelectuales, sindicalistas, empresarios, ejecutivos y gerentes de empresas privadas, funcionarios públicos, eclesiásticos, etcétera, componen el grupo de conducción de la sociedad. Se trata de gente con ciertas cualidades: creatividad, ambición, dinamismo, afán de perfección y personalidad afirmada. Si ellos fallan, toda la sociedad tambalea.

Pues bien, la clase dirigente argentina, en términos genéricos, exhibe una tendencia como natural a rechazar el sistema capitalista porque cree que en este sistema no son las personas de mayor mérito quienes alcanzan la riqueza y el prestigio.

Como por lo general estas personas se sobrestiman, tienen mucho miedo al fracaso y a la humillación de la derrota. Por eso se resisten a admitir que en el sistema capitalista los únicos que habrán de decidir su suerte son los consumidores soberanos, y que esos consumidores no juzgan los supuestos méritos de las personas sino los servicios concretos que reciben de ellas.

Von Mises escribió en otro ensayo titulado La mentalidad anticapitalista:

«Al descontento que se queja de la injusticia del sistema de mercado cabría replicarles a manera de consejo: Si usted desea hacerse rico procure complacer al público ofreciéndole algo que le resulte más barato o que lo apetezca más. Intente superar la bebida Pinka-Pinka elaborando otra mejor. La igualdad ante la ley lo faculta para competir con cualquier millonario.

En un mercado no perturbado por medidas restrictivas del gobierno, sólo de usted depende superar al rey del chocolate, a la estrella de cine o al campeón de boxeo. Ahora bien, usted no es menos libre, si así lo estima mejor, para despreciar la riqueza que podría alcanzar en la industria textil o en el boxeo profesional a cambio de la satisfacción que tal vez obtenga componiendo poemas o redactando ensayos filosóficos. En este caso, naturalmente, no reunirá usted tanto dinero como ganan quienes se ponen al servicio de la mayoría».

Efectivamente, esa es la dura y a la vez justa ley del mercado. Los que satisfacen las apetencias de las minorías obtienen menos ganancia que aquéllos que buscan complacer los deseos del mayor número de personas. Guste o no a quien se cree un genio o pretende estar dotado de cualidades, misiones o virtudes superiores a las de los demás, cuando se trata de ganar dinero el gran deportista supera al filósofo y el libretista de tiras televisivas al profundo ensayista.

Conviene aclarar, sin embargo, que el capitalismo es un justo y equilibrado sistema de organización social que exige una alta eficiencia a los que van arriba, pero al mismo tiempo hace que los beneficiarios de esa eficiencia sean los que han quedado debajo.

En el sistema capitalista los individuos y empresas menos eficientes son subsidiados por los individuos y empresas más eficientes. Los más productivos ayudan a elevarse a los menos productivos, aún cuando esta generosa transferencia de recursos iguale hacia abajo el nivel de vida general en desmedro de los más eficientes.

Se trata de una curiosa y espontánea forma de solidaridad social propia del mercado libre cuyo principio es buscar la ganancia personal por el único medio posible de servir eficientemente a los demás.

El economista norteamericano Raymond Ruyer demuestra en su libro Elogio de la Sociedad de consumo que toda empresa de baja productividad que no sea barrida por la competencia, extrae automáticamente una especie de renta de las empresas más productivas.

Este hecho puede observarse en la tendencia de todo mercado libre a la igualación de los salarios. Si no ocurriera así, un obrero de una fábrica de automóviles altamente automatizada y de gran productividad, debería ganar mucho más que un profesor de gramática que no ha aumentado su rendimiento desde hace siglos, lo cual no ocurre en las sociedades más desarrolladas.

La explicación es simple: por un lado, es necesario sustraer al profesor de gramática del mercado laboral de las fábricas de automotores, y la única forma de hacerlo es elevando su salario; por el otro lado, en el mercado libre impera la ley de los menores costos, y cuando las empresas reducen sus costos de producción acicateados por la competencia e impulsadas por el afán de lucro, los ahorros de capital así logrados benefician generosamente al conjunto de consumidores sin discriminar entre quienes han sido más o menos productivos en sus respectivas actividades laborales o empresariales. «Un profesor de gramática -explica Ruyer- puede comprar ahora un automóvil no porque haya aumentado su rendimiento como profesor, sino porque los productores de automóviles han aumentado su rendimiento como productores»

El capitalismo es, en definitiva, la aplicación acabada del principio de la igualdad ante la ley. Y el rechazo que sienten particularmente los ricos por este sistema se debe a que la igualdad ante la ley los expone al fracaso. Efectivamente, saben que su posición en la vida depende pura y exclusivamente de ellos mismos, y que es precisamente el sistema de la igualdad ante la ley el que hace resaltar las desigualdades naturales existentes entre los hombres. Si fracasan es pura y exclusivamente culpa de ellos. Por eso siempre los sorprendemos exteriorizando cierta preferencia por el intervencionismo estatal al cual pueden culpar si las cosas les van mal.

En la Argentina, la clase dirigente fue la principal culpable de que por décadas se mantuviera un sistema estatista-corporativo- inflacionario-prebendario que finalmente estalló en la hiperinflación de 1989. Es que en este sistema todos dependíamos de factores exógenos y no de nuestros propios méritos.

La crisis de 1989 que obligó al gobierno socialdemócrata de Raúl Alfonsín a abandonar el poder seis meses antes de finalizar su mandato constitucional, convenció a buena parte de la clase dirigente argentina de la conveniencia de aceptar las ideas liberales que venían predicando en soledad unos pocos políticos, economistas y pensadores lúcidos.

Pero, como era de esperar, quisieron cambiar tan sólo algunas cosas y dejar las otras como estaban. Aprobaban las privatizaciones, la apertura económica, la estabilidad monetaria y las desregulaciones que llevó a cabo el presidente justicialista Carlos Menem a partir de julio de 1989, pero cuando estas transformaciones les afectó algún privilegio individual o corporativo reaccionaron mostrando la hilacha de su preferencia por la adulteración del mercado y la supresión de libertades individuales siempre que sea en propio beneficio (2).

Podemos comprender racionalmente que el sistema capitalista es el más justo y beneficioso para toda la sociedad, sobre todo para los menos dotados y los que menos tienen. Sin embargo, en el momento decisivo aflora la poca confianza que parecemos tener en nosotros mismos y preferimos conservar los pequeños o grandes privilegios que todos hemos ido obteniendo -siempre a cosa de los más pobres- del perverso y antisocial sistema con el que convivimos por más de medio siglo.

El síndrome izquierdoso nos induce a resistir los profundos cambios que deben realizarse. Con lo cual no hacemos otra cosa que exteriorizar nuestro miedo a quedar expuestos a ocupar en la vida el verdadero lugar que nos merecemos. La mediocridad servil, pero ilusoriamente estable y exenta de sobresaltos, parece preferible a la libertad con sus riesgos e incertidumbres.

3. El error de los intelectuales

Pero es en nuestros intelectuales donde este fenómeno cala en mayor profundidad. En unos por su docta ignorantia -según el sutil concepto de Nicolás de Cusa-; en otros, a causa de su excesivo especialismo, que no les permite ver lo que ocurre fuera de su estrechísimo campo de conocimientos; y en los más, por sus pequeños egoísmos y resentimientos personales.

«El socialismo es un error de los intelectuales». La contundente afirmación pertenece al economista y jurista austríaco, premio Nobel de Economía, Friedrich A. Hayek. Por su parte Mises ya había demostrado la absoluta inviabilidad de la economía marxista en su monumental obra El Socialismo, con argumentos que nadie ha logrado refutar hasta hoy.

Ante todo reconozcamos que entre nuestros intelectuales no hay casi liberales. Unos pocos son marxistas-leninistas-stalinistas; otros son socialistas de derecha (un nazi, un neonazi, un fascista y ciertos nacionalistas ultracatólicos, son socialistas de derecha, con notables coincidencias ideológicas con sus mortales enemigos de la izquierda), pero la mayoría profesa un ambiguo, desteñido y contradictorio socialismo de izquierda, aunque se autocalifiquen de independientes, peronistas o radicales.

Veamos como el síndrome izquierdoso hace estragos en ellos.

Nuestra clase pensante (3) está integrada -al igual que en todo el mundo- por una minoría talentosa y por miles de ilusos que escriben, componen música, dictan clases, dan conferencias, actúan en algún organismo científico del gobierno o investigan en un laboratorio, pero carecen de las cualidades indispensables para emerger del anonimato.

Todos ellos aspiran, como es propio de este tipo de personalidades, a cierta notoriedad y reconocimiento, por lo menos dentro del ambiente académico en el que se desempeñan. Pero la mayoría no lo consigue. Quizás sus obras adolecen de falta de originalidad, o sus estilos resultan aburridos y ripiosos, o simplemente son de esos haraganes pintorescos que parlan y parlan pero nunca producen nada. Tal vez debieran dedicarse a otra cosa. Pero ellos no lo creen así, y nadie podría negarles el derecho a persistir obstinadamente en una vocación equivocada.

Lo malo es que el fracaso crónico los vuelve resentidos. Y la primera objeción que estos intelectuales formulan contra el sistema capitalista proviene, precisamente, de ese resentimiento: piensan que en una economía de mercado la sociedad es injusta con ellos al no reconocerles los méritos y altos valores que se atribuyen a sí mismos.

El escriba mediocre se resiste a aceptar que sus trabajos no despierten ningún interés en el público, apatía que en un país libre se manifiesta a través del rechazo de los editores. Estos pueden cometer errores -¡y de hecho esto ha ocurrido y seguirá ocurriendo con grandes autores!-, pero hay que admitir que el interés de los editores está en saber lo que el público quiere. Y es natural y lógico que antes de arriesgar sus capitales deban conocer los gustos y preferencias de la gente que compra libros.

Pero como los intelectuales tienen el prejuicio de que su actividad es superior en jerarquía a las otras actividades meramente económicas, no aceptan subordinar el éxito o fracaso de sus carreras a la decisión de los empresarios.

Es que el intelectual medio, encerrado en su reducido mundo (un intelectual no es necesariamente una persona culta), no alcanza a percibir el mecanismo de la interdependencia social que dinamiza a la civilización occidental contemporánea. Ignoran que en esta compleja interdependencia no hay fines últimos económicos, pues la economía se ocupa sólo de los medios para alcanzar nuestros fines superiores.

Vean lo que escribió ese genio de la libertad que fue Juan Bautista Alberdi:

«No es el materialismo, es el espiritualismo ilustrado lo que nos induce a colocar los intereses económicos como fines de primer rango en el derecho constitucional argentino».

Los intelectuales por lo general desconocen que el empresario moderno está dotado de una insospechada dimensión intelectual -producto de la gimnasia de la competencia capitalista-, y que sus facultades mentales suelen alcanzar un desarrollo y exigencia superiores a las del escritor o artista medios.

Esto lo afirma Ludwig von Mises en su obra anteriormente citada, quien además hace allí una descripción asombrosa de la tendencia filomarxista de los grandes actores de Hollywood de su época, causada fundamentalmente por su miedo a la competencia que los expone a perder el favor del público y su fastuosa vida de millonarios.

«La incapacidad de muchos de los que a sí mismos se califican de intelectuales -escribió este autor- queda evidenciada en su limitación para apreciar las condiciones personales e intelectuales que se necesitan para dirigir con éxito cualquier empresa mercantil».

Miles de libros editados durante décadas por una editorial universitaria estatal con prescindencia de las preferencias del mercado, duermen invendibles en las mesas de saldos, lo cual demuestra que no se puede obligar a la gente a leer lo que no desea leer. Como tampoco se puede inducir a nadie a escuchar la música que no le gusta o ver los aburridos programas de la televisión oficial.

La libertad económica no es libertad para los empresarios y capitalistas, es esencialmente libertad del público para elegir y decidir con su elección qué es lo que debe producirse, editarse o filmarse para satisfacer sus deseos y necesidades.

Pero por lo general los intelectuales prefieren el mecenazgo del Estado a tener que esforzarse por conquistar el interés del público, y atribuyen a injusticias del sistema el que los ciudadanos libres no se molesten en cambiarse para asistir a tal o cual representación teatral, o que corran el dial cuando no les gusta la orquesta que está tocando.

¿Qué es lo que pretenden entonces? No lo saben muy bien, pero sueñan con una especie de «socialización de la cultura» en donde un Estado justo, sensible a las manifestaciones del espíritu, se ocupe de difundir sus obras para beneficio de toda la sociedad. Creen que una organización gubernamental exenta de fines comerciales reconocería los méritos de cada artista, poeta o investigador, y lo lanzaría a la fama prodigándole halagos académicos y una vida sin sobresaltos económicos dedicada pura y exclusivamente a su misión superior.

Dejando de lado el hecho nada justo de que toda la sociedad debería mantener a miles de becados ignotos cuyos supuesto méritos no han sido evaluados por ella a través del mercado sino por burócratas anónimos, los mismos intelectuales beneficiados por tal sistema serían sus principales damnificados.

¿Acaso el paraíso que prometía la ex unión Soviética en los tiempos de Stalin no era algo parecido a esto? ¿Y qué pasó con Boris Pasternak, Solzhenitsyn y el poeta Josef Brodsky, los tres galardonados con el premio Nobel de literatura, y cuyas geniales obras fueron prohibidas por el Sindicato de Escritores Soviéticos y rescatadas para la cultura universal por los sagaces editores privados de Occidente? El primero murió ignorado y marginado en su propia patria, el segundo debió optar por el exilio y el tercero fue encarcelado bajo el cargo de parásito social.

Lo dramático es que aun con sus lacras y limitaciones, esta comunidad heterogénea ejerce una influencia decisiva sobre el resto de la sociedad. Son los orientadores de la opinión pública, los que ponen de moda las ideologías dominantes, las buenas y las malas, e influyen sobre las decisiones políticas trascendentales.

Sus pensamientos se divulgan en las aulas donde enseñan, en los círculos que frecuentan, en los medios periodísticos (de dueños capitalistas) que logran dominar y a través de los organismos internacionales donde están representados por sus colegas más afortunados: la OEA, la UNESCO, la CEPAL, algunas famosas universidades norteamericanas, etcétera.

Nada más peligroso que un intelectual resentido temeroso de la libertad. Aunque sea un don nadie, oficia de lazarillo del mundo, para bien o para mal. Sus ideas serán asimiladas por la opinión pública que las trasladará al sistema de mando.

Recuérdese que el poder se funda siempre en el consentimiento de la opinión pública, no en la fuerza ni en el dinero, como creen los intelectuales que desconocen así su propio poder social.

Pues bien, el socialismo, el estatismo y el corporativismo siguen prevaleciendo en nuestro sistema de poder porque nuestros intelectuales todavía se aferran -por error o por temor- a los dogmas y mitos que sostienen aquellas fracasadas formas de organización social.

Conclusión para intelectuales no izquierdistas

De lo cual se deduce que es insuficiente entusiasmar al público con el novedoso cambio que prometen los conceptos básicos del liberalismo, tal como se logró, en parte y muy endeblemente, durante los años noventa. Es necesario convencer a los intelectuales.

Si los pocos intelectuales que estamos del otro lado lográramos hacerles comprender a nuestros colegas izquierdosos que en el sistema capitalista hasta los menos aptos tienen posibilidades de llegar a algún sector del público, porque la libertad económica acumula abundantes capitales y genera un mercado consumidor ávido de nuevas emociones y con capacidad económica para comprar libros, asistir a conciertos y llenar salas de teatro, probablemente se entusiasmarían en predicar las ideas de la libertad.


(1) En nuestro país, en la trágica década de los setenta, muchos psicólogos y psicoanalistas comprometidos con la subversión, inducían a sus pacientes a luchar contra el «sistema», causante, según ellos, de sus neurosis y fracasos personales.

(2) Vean lo que sucedió con la industria automotriz: Las terminales le exigían a Menem libertad para importar autopartes porque así abarataban sus costos de fabricación, pero al mismo tiempo exigían restricciones para la importación de automóviles y, con el pretexto de que la industria automotriz representaba el 10 por ciento de nuestro PBI lograron un régimen de privilegio con cupos de importación. Por su parte, los autopartistas (aunque con menos suerte) pretendían el mismo privilegio.

(3) En 2004 se produjo un acontecimiento inédito y alentador: un grupo de intelectuales argentinos encabezados por los izquierdistas moderados Marcos Aguinis y Juan José Sebrelli firmaron una declaración de condena al régimen de Fidel Castro por sus últimas violaciones a los derechos humanos (encarcelamientos de periodistas disidentes y fusilamientos de tres desdichados que secuestraron una nave para huir de la isla).

Lo curioso fue que durante una reunión pública que estos escritores organizaron para debatir democráticamente sobre el tema, grupos de activistas de ultraizquierda impidieron su normal desarrollo con insultos, amenazas y actos de violencia incalificables, entre ellos la cobarde agresión que debió soportar el doctor Roberto Alemann que caminaba casualmente por el lugar.

Ante las cámaras de televisión que registraban los acontecimientos, uno de los cabecillas, un hombre maduro con barba canosa, trató de «gusanos», entre otros epítetos, a los intelectuales que defendían el derecho de los cubanos de pensar diferente y de expresar libremente sus ideas.

Y sobre la agresión al doctor Alemann dijo que éste se lo merecía porque había ido arrogantemente a provocarlos. ¡Imagínese el lector a un caballero como Alemann yendo deliberadamente a desafiar con su presencia a esos facinerosos!

Gentileza de Rosa Pelz para NOTIAR



Por Malú Kikuchi

¿Quién, con una cierta edad, no recuerda al tierno, disparatado, torpe y simpatiquísimo Agente 86, el inolvidable Maxwell Smart? (Serie de TV, Mel Brooks, 1965/1970). La muy particular agencia gubernamental del Agente 86, de la 99, del 13, la de los buenos, con el Jefe a la cabeza, se llamaba “Control”.

“Control” peleaba contra la diabólica agencia internacional dirigida por el malvado Sigfried. “Control” peleaba desde y para siempre, contra “Kaos”.

“Kaos”. La Argentina, hoy, es un “kaos”. En la televisión, los de “Control”, después de muchas peripecias, siempre ganaban. ¿Podrá la Argentina salir indemne del “kaos”?

“Kaos”. Sin lugar a dudas el Presidente es responsable del “kaos” en el que se debate el país. El Presidente es responsable de todo lo bueno y de todo lo malo que sucede ya que no comparte el poder. Los tres poderes los ha condensado en un solo poder, el suyo. El Ejecutivo lo ejerce el Presidente y cumple todos los roles, es ministro de economía, canciller, vocero, ministro del interior, jefe de gabinete…

“Kaos”. La pregunta se impone: ¿el Presidente es voluntaria y deliberadamente responsable del “kaos” o el “kaos” lo desborda al igual que al resto de los argentinos? Si el Presidente ha provocado este “kaos” a propósito, ¿cuál es el propósito del “kaos”? La respuesta es inimaginable y temible. Si el Presidente ha provocado este “kaos” sin querer y el “kaos” lo supera, ¡socorro! De todos modos, el futuro cercano es complicado para la Argentina.

“Kaos”. Sobrevivir la semana pasada en la Argentina, y en particular en Buenos Aires, ha sido un trabajo arduo, insalubre y peligroso.

“Kaos”. El mal clima social, la crispación permanente de los ánimos, la sensación de descontrol, el desmoronamiento de los servicios públicos, la falta de diálogo, el reto permanente, la provocación desde el atril, la sensación (en este caso real) de falta de contención, todo ello contribuye al “kaos”.

“Kaos”. Sábado 12 de mayo, Río Gallegos, provincia de Santa Cruz. Después de dos meses de huelga docente, con apoyo de empleados municipales y provinciales; multitudinarias manifestaciones diarias, acompañadas por gran parte de la población y con el apoyo de la Iglesia, se reprime. La represión es excesiva.

“Kaos”. La orden de reprimir, como todas las demás, llega desde Balcarce 50. Los medios reflejan la represión. El Presidente reacciona echando al Gobernador. Hace nombrar a Peralta. El clima de la provincia es irrespirable.

Ese es el momento que elige Alicia Kirchner para hacer una aparición pública. Una vez más, cien veces más, las que hagan falta, NO AL ESCRACHE. Pero admitamos que en el caso de la hermana del Presidente fue casi, casi, provocado. Lo que no lo justifica. Sigue siendo imperdonable, y contribuye al “kaos”.

“Kaos”. Los trenes no funcionan. No importan las razones que dé el concesionario, la realidad es que hay falta de mantenimiento. El gobierno subsidia. Pero no subsidia al usuario, subsidia al empresario amigo del gobierno.

El resultado es que la gente viaja mal, cada vez peor, y a veces, no viaja. Miércoles 16 de mayo, después de 2hs. sin trenes ni explicaciones, la gente cansada, enfurecida, estafada, ninguneada, arremetió contra la estación de Constitución. A los 15 minutos de iniciada la pueblada, los de siempre se sumaron. Traían bombas Molotov y piedras. El “kaos” fue total.

“Kaos”. Caso Skanska. Se hace correr la versión que el fiscal Stornelli, un adalid de la justicia (y no hay muchos), está en conversaciones con Scioli para formar parte de un eventual gobierno de la provincia de Buenos Aires. Una manera de poner en tela de juicio la imparcialidad del fiscal en la investigación sobre las coimas pagadas por Skanska. Un incomprensible aviso de Stornelli a Aníbal Fernández sobre “me voy a cargar a Madaro y a Ulloa”.

“Kaos”. Madaro, titular del Enargas y Ulloa, gerente del Nación Fideicomisos, están nombrados en una conversación rescatada de una computadora de Skanska. El Presidente reacciona rápido, despide a Madaro y a Ulloa.

El decreto es una pieza insólita, única, donde los tiempos de los verbos no se corresponden y nombran al fiscal en una clara maniobra política. Además, ¿no era que se trataba de corrupción entre privados, entonces porqué echar a dos funcionarios públicos? Un decreto “kaótico”, hasta en sus formas y, desgraciadamente, una corrupción muy bien organizada, nada “kaótica”.

“Kaos”. La velocidad para separar a Madaro y a Ulloa de sus cargos, ¿responde a un auténtico deseo de verdad o es una forma astuta de detener la investigación para que no alcance a los reales responsables? El “kaos” de la corrupción que recién empieza a asomar en el gobierno, ¿llegará hasta donde debe llegar?

“Kaos”. El fiscal Manuel Garrido exige que el secretario de Comercio, Guillermo Moreno no entre más al INDEK, ya que distorsiona los resultados del organismo. Esa distorsión produce un fenomenal “kaos” en los analistas económicos, en las posibilidades de inversión y en el desconcierto de los habitantes, a los que se les dice una cosa y comprueban otra.

“Kaos”. Miércoles 16 de mayo. Huelga de las 5 líneas de subterráneo y del Premetro. “Kaos” total en la ciudad. Un millón de personas se quedan sin medio de transporte. Dicen que los trabajadores del subte, que ganan sueldos fabulosos para la Argentina de hoy y trabajan sólo 6 horas diarias, no aceptan los acuerdos firmados por la UTA y las empresas. Las empresas son subsidiadas por el gobierno. “Kaos” entre los trabajadores. El usuario, que se jorobe.

“Kaos”. Miércoles y jueves 16 y 17 de mayo. Se incendia un generador de Transener, distribuidora de electricidad en González Catán, provincia de Buenos Aires. Resultado: media ciudad de Buenos Aires y parte del conurbano se quedan a oscuras. El incendio, descartada la intencionalidad, tarda en apagarse. La luz tarda en volver. Kaos para los usuarios, festival para los delincuentes. El transformador se incendia por falta de mantenimiento.

“Kaos”. debido a las políticas económicas populistas que prefieren subsidiar a los amigos antes que construir para el futuro. “Kaos” por permitir que la toma de una comisaría sea premiado con una subsecretaría de Estado. “Kaos” por liberar estaciones de servicio para presionar con piqueteros que luego no se pueden controlar. ¿O se pueden controlar y no se quiere controlar?

“Kaos” por permitir la falta de mantenimiento en servicios públicos esenciales, que el Estado generosamente subsidia con la plata de los ciudadanos. “Kaos” por mirar hacia otro lado o por permitir o por contribuir a la corrupción. “Kaos” por manejar una provincia como si fuera un feudo propio. “Kaos” por terquedad, por capricho. “Kaos” por creer que el que piensa distinto es un enemigo al que hay que destruir.

“Kaos” en la serie de TV se escribía con K. En Argentina, el “kaos” también se escribe con K.

“Kaos” en la serie de TV siempre perdía a manos de “Control”. El control en la Argentina lo tienen los argentinos. El control se ejerce mediante el voto.

Recuerde, el 3 de junio y el 28 de octubre, gánele al “kaos”.

Gentileza en exclusiva de para NOTIAR

Subsidios sin control no evitan colapso en FF.CC.

Subsidios sin control no evitan colapso en FF.CC.
Por: Rubén Rabanal
Ámbito Financiero

El estallido de la estación Constitución, que para quienes viajan normalmente en trenes no fue más que el episodio violento de las protestas que se escuchan cada día en los andenes, dejó contra las cuerdas a la política de transportes del gobierno. Ese esquema de quejas por la emergencia con que se maneja el transporte público no es privativo hoy de los trenes. Con otro nivel de educación se puede escuchar también en los aeropuertos, en las estaciones de ómnibus y hasta en los accesos a la Capital Federal en las horas pico. La protesta del martes por la noche, que terminó con el incendio de boleterías y la comisaría de la estación comenzó con una rebelión de usuarios. Cualquier pasajero asiduo de la línea Roca, la que en algún momento se anunció como la más moderna del país y la solución para los traslados en la zona sur, al inaugurarse su electrificación, podrá relatar demoras y suspensiones diarias, similares a la que se vivió ese día.

No se está hablando, en ese caso, de un ramal obsoleto, como sí sucede con otras líneas. Por eso, los números de operación de esos trenes adquieren mayor relevancia. La Argentina tiene en materia de trenes metropolitanos la tarifa más baja que pueda encontrarse en Latinoamérica y más todavía que en el resto del mundo avanzado. Según las cifras que proporcionan los propios concesionarios, un boleto de tren urbano cuesta 0.22 dólares en Buenos Aires, pero el valor total si se prorratean los subsidios que el Estado le otorga a los concesionarios se eleva a u$s 0.40.

Hay comparaciones cercanas que pueden realizarse: 0,50 dólares en Santiago de Chile, 0,67 en San Pablo -que ha llevado adelante el proyecto más ambicioso de reformulación de sus trenes con una inversión de alrededor de u$s 3.500 millones-o Rio de Janeiro 0,59.

Imposible hacerlo con el primer mundo, aunque los costos de reequipamiento sean similares: 1,60 dólares en París, 1,70 en Tokio, 2 en Nueva York y 7,90 en Londres, si se toma allí la tarifa base de subterráneos, único medio comparable.

En muchas de esas plazas los Estados aplican también subsidios a los ferrocarriles. Sería imposible mantener el servicio con el solo boleto que paga el usuario.

# Decisión

Tanto en el mundo como en la Argentina, entonces, la decisión política es la misma: tener trenes o no tenerlos. Si se decide por la primera opción -en el conurbano hoy sería imposible no hacerlo ya que no existiría infraestructura alternativa para trasportar a los 440 millones de pasajeros al año que hoy llevan y traen-queda pendiente entonces definir el precio del pasaje y el volumen a subsidiar. Más en el caso argentino donde el Estado es, en parte, responsable por las inversiones en el sistema ferroviario, más allá de los compromisos adquiridos por las operadoras de trenes.

El gobierno de Néstor Kirchner tomó esta segunda opción y fijó que ningún argentino pagaría más de $ 0,45 como el mínimo hasta aproximadamente un máximo de $ 1,50 -por ejemplo, un viaje a La Plata-siempre en tramo de ida o vuelta dentro del conurbano. En ese punto no puede haber discusión: esa tarifa es cobrada por el concesionario y debe aplicarla al servicio de acuerdo al contrato firmado con el Estado, el que por otra parte tiene serias demoras en su renegociación.

La diferencia la aporta el subsidio y éste se hace con fondos que provienen de un fiduciario específico. Cuando Carlos Menem firmó la concesión del Roca se fijó un escala de subsidios descendente que comenzó con un pago de $ 21 millones en 1995 y que debía terminar con $ 1,3 millones para todo 2004. Pero para esa fecha la realidad ya había cambiado: a diciembre de ese mismo año el Roca ya recibía una suma similar por mes.

La concesión que integra Sergio Taselli, a través de la empresa Metropolitano comprende hoy al ferrocarril Belgrano Sur y Roca, aunque hasta 2004 incluía el General San Martín que el propio gobierno de Kirchner le quitó en medio de un escándalo por la muerte de pasajeros y deficiencias en el servicio.

Ese inconveniente empresario, que no alejó a Taselli de sus amigos dentro del oficialismo, no fue obstáculo, tampoco, para que los subsidios a Metropolitano se siguieran incrementando igual o más aún que al resto de los concesionarios.

Hoy las empresas que nuclea Metropolitano reciben por subsidio $ 259.332, 36 diarios, de acuerdo con el promedio del primer trimestre de este año, que en total sumó $ 23.339.913.

Esos montos no incluyen otros incrementos que va otorgando en materia de subsidios -no sólo en el caso de trenes, sino también en transporte automotor, subsidio al gasoil en colectivos y hasta para el sindicato de Camioneros-la Secretaría de Transportes.

# Incremento

Esa suba en los fondos destinados a subsidios se va incrementando durante el año, por encima de lo que fija el Presupuesto nacional utilizando los famosos «superpoderes» con los que el jefe de Gabinete reasigna partidas y redistribuye los excedentes de recaudación. En diciembre de 2006 una sola de esa decisiones elevó los subsidios en casi $ 300 millones. El gobierno los justificó en la necesidad de abonar un retroactivo por diferencias en los subsidios para «solucionar las dificultades de garantizar la prestación del servicio» por falta de actualización. De ese monto el Metropolitano, línea Roca, se llevó 101,1 millones y el Belgrano Sur 17,8 millones.

Pero, además, a ese pago retroactivo se sumó un ajuste mensual en la subvención a cobrar desde ese mes.

En el Senado aún esperan que Jaime responda un pedido de informes, hecho a través de la Ley de Acceso a la Información, para explicar el destino de ese incremento en los subsidios.

De hecho, en el primer trimestre de este año la distribución continuó acelerada: a fin de marzo la Secretaría de Transporte ya había utilizado 66,3% de los fondos disponibles para subsidios al transporte de todo el año, que suman $ 1.545,8 millones. Y ayer, el gobierno analizó aumentar nuevamente esos fondos.

El problema es que, más allá de las planillas de subsidios que publicita la Secretaría de Transporte, es muy difícil controlar la aplicación de esos fondos a las obras de modernización y mantenimiento comprometidas, tanto por Metropolitano como el resto de las concesionarias.

El último informe de la Auditoría General de la Nación sobre el cumplimiento del contrato de concesión por parte de Metropolitano se elaboró en mayo de 2003. Allí se constataron violaciones al contrato y hasta se denunció que $ 49,1 millones provenientes de fondos derivados de las tarifas que pagan los usuarios con destino al Plan de Inversiones no había sido ingresado a las cuentas correspondientes. Ese informe, que figura en el sitio Web de la AGN, no generó hasta ahora ningún conflicto entre el Estado y la empresa.

Tuesday, May 08, 2007

El catecismo de Mafalda

El catecismo de Mafalda

Por Pilar Rahola

Formó parte de nuestra educación sentimental. Respiraba nuestra misma perplejidad, formulaba las mismas inquietas preguntas, alentaba utopías parejas y, en su paisaje cotidiano, las mismas Susanitas y Manolos pintaban las emociones y los días. Mafalda fue la sutil compañía, la conciencia cercana, y todo lo que representó sigue con nosotros para siempre. De hecho, transgeneracional como todo grande, Quino ha conseguido que Mafalda sea amiga de nuestros hijos, hermana mayor de los Guilles que se pasean por los rincones de nuestra felicidad. El título, pues, de este artículo, es lo que parece, un sentido y agradecido homenaje. Sensible, comprometida y, a pesar de todo, deliciosamente niña, Mafalda siempre será de una sola pieza.

¿Son de una sola pieza los Mafaldos que pululan por las esquinas del pensamiento, por los despachos de algunas cancillerías, por las cátedras impolutas de múltiples universidades, por las calles de la pancarta y el grito? Toda esa progresía, heredera de las utopías de izquierdas que intentaron cambiar el mundo, ¿mantiene intactos los criterios morales que las movilizaron? Y más aún, ¿mantiene el compromiso con la libertad?

Las banderas que blanden son las de siempre, la propia de la libertad, la solidaridad, la justicia social, la lucha contra la marginación, y así hasta completar la lista del catecismo del buen pastor de izquierdas. Poco o nada tengo que decir contra esas banderas que, sin paliativos, son las mías. Pero mucho hay que decir sobre algunos de los que se han apropiado de ellas, y, desde la atalaya de su soberbia ideológica, nos castigan con su verbo airado. Ya hablé, en otra ocasión, de los D Elía y Bonafini, eficaces lacayos del pensamiento reaccionario de izquierdas. Pero más allá de los peones que se mueven por el tablero, con más ruido que inteligencia, existe una sólida corriente de izquierdas que, a pesar del efectismo de su retórica, está traicionando seriamente la ley de leyes, la Carta de Derechos Humanos.

No es nueva esa traición, y ahí están las víctimas de las dictaduras de izquierdas clamando su lugar en el sol del recuerdo, sospechosas por el hecho de haber muerto bajo balas amigas, esos bellos dictadores que leían a Lenin y mataban como Goebbels. Y que algunos aún cabalgan, cual patéticos jinetes con zapatillas, por las islas de nuestras revoluciones adolescentes.

Hoy, como ayer, existen víctimas que no conmueven, dictaduras que no movilizan, terrorismos que no indignan, esclavitudes que no arañan las paredes de la conciencia, y todo ello pasa mientras tomamos las calles para gritar contra la injusticia.

Diversas son las traiciones morales que la izquierda está perpetrando, en nombre de los mismos principios que dice defender. Con un añadido fundamental: más allá de los gobiernos que cada cual elige, los ciudadanos otorgan un plus de prestigio a los intelectuales y a los movimientos de izquierdas, hasta el punto de que un pensador de derechas sólo puede equivocarse una vez, antes de hundirse. La izquierda puede perpetrar una vida de errores, y mantiene intacto el prestigio.

¿Sirve el ejemplo de Saramago? Defendió a Stalin como libertador, estuvo a favor del Muro de Berlín, considera a Chávez y a Castro como referentes legítimos e, incluso, entró en las listas del PC portugués, el más jurásico de los partidos comunistas del mundo, si obviamos la excepción de Corea del Norte, que detenta el honor de ser el mayor dinosaurio. Sin embargo, Saramago vocifera contra los yankees, clama contra la maldad judía, disculpa al terrorismo islamista, repite los tópicos sudados de la corrección política, y las universidades del mundo babean de complacencia, lo elevan a los altares y lo consideran un ejemplo de intelectual comprometido. ¡Qué importa que haya defendido a alguno de los asesinos más importantes de la historia reciente! ¡Qué importa la quiebra moral que ello significa! Cumple felizmente con el primer mandamiento del catecismo progresista, y eso lo convierte en ícono de la izquierda reaccionaria: "Odiarás a USA sobre todas las cosas, y a Israel como si fuera lo mismo". Si tuviera que definir este progresismo de doble moral, lo haría usando su propio concepto de solidaridad: un concepto bizco, que llora por un ojo a las víctimas que le gustan, y por el otro disculpa a los asesinos que no le disgustan.

Por supuesto, estoy a favor del pensamiento crítico con el accionar norteamericano, y practico esa convicción tanto respecto de su política en la región como en el caso de Irak. Pero el pensamiento crítico es un compromiso integral, que no permite extrañas ambigüedades. El problema de los Mafaldos no es contra quién luchan, sino contra quién no luchan ni levantan banderas. Subidos al orgasmo permanente de la caza al yankee malvado y al perverso israelí, se les escapan vivos todos los dictadores del planeta. Es decir, les preocupan más los errores de los demócratas que las locuras de los tiranos.

Hablé de traición moral. Permítanme. Traición a las mujeres que viven bajo las tiranías islámicas, sin ningún derecho, abandonadas a su suerte, culpables de no ser esclavizadas por alguna democracia occidental. Su dolor no preocupa a ningún vocero de la izquierda auténtica. No está en el catecismo del buen progre luchar por las víctimas del islam. Traición a la libertad, minimizado el terrorismo nihilista, perdonados los suicidas "jihadistas", reconvertidos en milicianos los fanáticos enloquecidos que matan a decenas de personas en los autobuses de Jerusalén o en los mercados de Bagdad. ¿Se han fijado que si matan americanos o judíos, son resistentes, pero si matan españoles o ingleses, son terroristas? Los mismos. Su mismo totalitarismo nihilista. La misma financiación. La misma tecnología vía satélite, conectada a la Edad Media. Pero distinto rasero.

Traición a la tolerancia, con ese coqueteo desacomplejado con el nuevo antisemitismo que corroe al mundo. Traición a la inteligencia, convertida la ideología en una religión, y las ideas en dogmas de fe. Y, finalmente, traición a la solidaridad, cuya bandera manchan de tanto usarla como munición demagógica. El mundo, sin duda, no vive un tiempo de luz. Pero la izquierda tendrá que preguntarse qué culpa tiene en esa oscuridad. Tanto por las palabras que dice como por los silencios que otorga. ¿No será que los Mafaldos han traicionado a Mafalda?

La autora, española, es periodista y filóloga.

Link permanente:

Onward Christian Cubans

May 7, 2007

To appreciate just how worried Raul Castro is about the staying power of the Cuban dictatorship, look no further than the silencing last month of the small Catholic magazine, Vitral, by a newly anointed Cuban bishop. There can be little doubt that in shutting down Vitral the Church has yielded to state pressure.

Catholics, working in dissident groups such as the Christian Liberation Movement led by Oswaldo Paya, are a clear and present danger to the regime and, despite a harsh crackdown on them since 2003, are showing no signs of retreat. The magazine is a symbol of this unyielding dissent and thus it has to go.

What is more troubling for Catholics, both inside and outside the country, is what the gag order says about the Church's leadership, which has long been accused of preferring collaboration over confrontation with the dictatorship. Considering what happened in Poland, many had hoped the Church might lead the Cuban people to freedom. But now Catholics on the island are expressing a painful sense of betrayal. Whether out of fear of or sympathy with the regime, the Church seems to have capitulated.

Americas columnist Mary Anastasia O'Grady discusses the closure of a Cuban, anticommunist Catholic magazine by the church.
Launched in 1994 in the western province of Pinar del Rio, Vitral (Spanish for stained-glass window) has a circulation of a mere 10,000. But what it lacks in size, it makes up for in influence. It is one of very few published voices independent of the government, and it has not been afraid to speak in favor of change. At a time when the Cuban faithful have bravely adopted the advice given by Pope John Paul II during his 1998 visit to the island to "lose your fear," Vitral has served to both inspire and encourage thousands of Catholics.

Vitral had flourished under the guidance of lay editor Dagoberto Valdes and provincial Bishop José Siro González, who also oversaw the diocese's Center for Civic and Religious Formation.

Both the magazine and the center reflected the view of Bishop González -- aka Bishop "Siro" to his flock -- that the Cuban state violates daily the Cuban people's God-given right to human dignity. The Vitral Web site describes the Center's tasks, including that "the Catholic Church must contribute to the education of Cubans as free persons," and that it seeks "to create spaces for dialogue and democratic participation." You can guess why Bishop González was not a hit with the politburo. But by the time he retired in December at age 75, he was arguably Cuba's most beloved pastor.

Under Bishop González's care, Pinar del Rio became a problem for the regime. The diocese regularly prayed for the many political prisoners on the island, and voiced open concern about the country's wretched economic circumstances. The bishop also protected Mr. Valdes who, writing in Vitral, broached touchy subjects like democracy and plurality. In his parting shots in the April edition, the Vitral editor complained about Cuba's "anachronistic economic measures," the "violation of worker rights," and the isolation of the people, who are not permitted to travel around or leave the island.

There was one more thing Bishop González did in Pinar del Rio that did not ingratiate him with the owners of the slave plantation known as Cuba. He openly supported Mr. Paya's Varela Project, which accumulated more than 10,000 signatures on a petition calling for free elections. This linked the province's Catholics to the island's wider Christian movement clamoring for peaceful, democratic change. The movement grew even stronger last month when Mr. Paya and dissident leader Marta Beatriz Roque, who had been previously estranged, signed a unity pact, along with other opposition leaders.

Raul knows full well that the island is a cauldron of discontent and that when his brother passes on, the power of Castro charisma will go with him. He also knows that, inspired by Christian tradition, the dissident movement has been growing bolder in recent years. This explains the wave of reprisals against it and also why bringing the Church in line is an urgent task for Raul.

It's pretty clear that Cuba's highest Church official, Cardinal Jaime Ortega, made a decision long ago not to speak truth to power. As an example, while he has remained silent on the plight of the political prisoners, he has prayed quite publicly for the ailing old dictator. Now Cuban Catholics are worried that he has made a new accommodation with Raul and that the decision to muffle Mr. Valdes is part of it.

The string of events surrounding Vitral supports this theory. On April 9, Easter Monday, Vitral announced that the magazine's future was in doubt due to lack of funds. On April 10, the diocese confirmed the dismantling of the civic center and that it had prohibited prayers for political prisoners, their wives (Women in White) and democracy in Cuba during the Good Friday Stations of the Cross. On April 11, an outcry among Catholics erupted over the closing of Vitral. On April 17, Pinar del Rio's newly appointed Bishop Jorge Serpa released a statement saying that the magazine would not close but would have to change its editorial line: "I have asked that Vitral magazine keep to the truth based on the Gospel and the church's social doctrine, without falling into aggressive and argumentative expressions."

Pinar del Rio Catholics read this as backing away from the Christian calling to defend human dignity before a dehumanizing state machine. The faithful are reportedly circulating a petition asking for the magazine's editorial stance to be preserved.

A kind explanation for Bishop Serpa's decision and Cardinal Ortega's attitude toward the dissident movement is that the Church recalls the mass expulsion of 131 clergy in 1961 and the roundup of others who were sent to concentration camps. Perhaps the Church is trying to preserve its small space in Cuban society. Yet with the faithful risking everything for liberation, the Church is looking cowardly at best. And with the Cuban government so obviously fearful, now would seem to be the right time for Church leaders to stand up for the Cuban people.

Monday, May 07, 2007


Del Prof. Julio Rougès

Creo que tus comentarios sobre Benedicto XVI son injustos, y además no conoces bien su pensamiento. El hecho de que sea tan particularmente detestado por los "progres" debería sugerirte que posee muchas virtudes (que también se las halló Oriana Fallaci).

Su libro "Iglesia y Modernidad" -y muchos otros ensayos- lo acercan, en sus concepciones políticas y económicas, mucho más cerca de lo que crees al liberalismo. Por cierto que no es un liberal; es el Papa de la Iglesia Católica, pero tiene una concepción de la economía y de las instituciones no muy distante de la nuestra. Según recuerdo de ese libro -que lo tengo en mi casa, y estoy escribiendo desde mi oficina- sus referencias a John Locke son elogiosas, y su rechazo del comunismo es total, al que descalifica en todos los órdenes. Como dije, no es liberal -vos tampoco sos católico- pero sí está próximo a la democracia cristiana de la postguerra (rescata las figuras de Adenauer y De Gásperi que fueron artífices de los milagros alemán e italiano), que en gran medida se basó en el liberalismo de la Escuela de Friburgo. Un liberalismo matizado, pero a años luz de la izquierda.

Es sabido que las encíclicas de Juan Pablo II contaron con su colaboración intelectual. ¿Qué nos dice en "Centesimo Anno"?
"¿Se puede decir quizá que, después del fracaso del comunismo, el sistema vencedor sea el capitalismo, y que hacia él estén dirigidos los esfuerzos de los países que tratan de reconstruir su economía y su sociedad? ¿Es quizá éste el modelo que es necesario proponer a los países del Tercer Mundo, que buscan la vía del verdadero progreso económico y civil?
La respuesta obviamente es compleja. Si por «capitalismo» se entiende un sistema económico que reconoce el papel fundamental y positivo de la empresa, del mercado, de la propiedad privada y de la consiguiente responsabilidad para con los medios de producción, de la libre creatividad humana en el sector de la economía, la respuesta ciertamente es positiva, aunque quizá sería más apropiado hablar de «economía de empresa», «economía de mercado», o simplemente de «economía libre».

"...La solución marxista ha fracasado, pero permanecen en el mundo fenómenos de marginación y explotación, especialmente en el Tercer Mundo, así como fenómenos de alienación humana, especialmente en los países más avanzados; contra tales fenómenos se alza con firmeza la voz de la Iglesia. Ingentes muchedumbres viven aún en condiciones de gran miseria material y moral. El fracaso del sistema comunista en tantos países elimina ciertamente un obstáculo a la hora de afrontar de manera adecuada y realista estos problemas; pero eso no basta para resolverlos".

"...La Iglesia no tiene modelos para proponer. Los modelos reales y verdaderamente eficaces pueden nacer solamente de las diversas situaciones históricas, gracias al esfuerzo de todos los responsables que afronten los problemas concretos en todos sus aspectos sociales, económicos, políticos y culturales que se relacionan entre sí. Para este objetivo la Iglesia ofrece, como orientación ideal e indispensable, la propia doctrina social, la cual como queda dicho reconoce la positividad del mercado y de la empresa, pero al mismo tiempo indica que éstos han de estar orientados hacia el bien común...".

"..Una auténtica democracia es posible solamente en un Estado de derecho y sobre la base de una recta concepción de la persona humana...".

"...La Iglesia tampoco cierra los ojos ante el peligro del fanatismo o fundamentalismo de quienes, en nombre de una ideología con pretensiones de científica o religiosa, creen que pueden imponer a los demás hombres su concepción de la verdad y del bien. No es de esta índole la verdad cristiana. Al no ser ideológica, la fe cristiana no pretende encuadrar en un rígido esquema la cambiante realidad sociopolítica y reconoce que la vida del hombre se desarrolla en la historia en condiciones diversas y no perfectas. La Iglesia, por tanto, al ratificar constantemente la trascendente dignidad de la persona, utiliza como método propio el respeto de la libertad...".

".... Después de la caída del totalitarismo comunista y de otros muchos regímenes totalitarios y de «seguridad nacional», asistimos hoy al predominio, no sin contrastes, del ideal democrático junto con una viva atención y preocupación por los derechos humanos. Pero, precisamente por esto, es necesario que los pueblos que están reformando sus ordenamientos den a la democracia un auténtico y sólido fundamento, mediante el reconocimiento explícito de estos derechos. Entre los principales hay que recordar: el derecho a la vida, del que forma parte integrante el derecho del hijo a crecer bajo el corazón de la madre, después de haber sido concebido...."

".... La actividad económica, en particular la economía de mercado, no puede desenvolverse en medio de un vacío institucional, jurídico y político. Por el contrario, supone una seguridad que garantiza la libertad individual y la propiedad, además de un sistema monetario estable y servicios públicos eficientes. La primera incumbencia del Estado es, pues, la de garantizar esa seguridad, de manera que quien trabaja y produce pueda gozar de los frutos de su trabajo y, por tanto, se sienta estimulado a realizarlo eficiente y honestamente. La falta de seguridad, junto con la corrupción de los poderes públicos y la proliferación de fuentes impropias de enriquecimiento y de beneficios fáciles, basados en actividades ilegales o puramente especulativas, es uno de los obstáculos principales para el desarrollo y para el orden económico".
"...El Estado no podría asegurar directamente el derecho a un puesto de trabajo de todos los ciudadanos, sin estructurar rígidamente toda la vida económica y sofocar la libre iniciativa de los individuos. Lo cual, sin embargo, no significa que el Estado no tenga ninguna competencia en este ámbito, como han afirmado quienes propugnan la ausencia de reglas en la esfera económica. Es más, el Estado tiene el deber de secundar la actividad de las empresas, creando condiciones que aseguren oportunidades de trabajo, estimulándola donde sea insuficiente o sosteniéndola en momentos de crisis".

"...El Estado tiene, además, el derecho a intervenir...Tales intervenciones de suplencia, justificadas por razones urgentes que atañen al bien común, en la medida de lo posible deben ser limitadas temporalmente, para no privar establemente de sus competencias a dichos sectores sociales y sistemas de empresas y para no ampliar excesivamente el ámbito de intervención estatal de manera perjudicial para la libertad tanto económica como civil".

"...Al intervenir directamente y quitar responsabilidad a la sociedad, el Estado asistencial provoca la pérdida de energías humanas y el aumento exagerado de los aparatos públicos, dominados por lógicas burocráticas más que por la preocupación de servir a los usuarios, con enorme crecimiento de los gastos..".

Su reciente alusión al Islam -que desencadenó la furia de la progresía- ; sus críticas al relativismo, al multiculturalismo, al ecologismo radical en que las ballenas y los bosques son más importantes que el hombre, merecen respeto. Y si interiormente no lo respetas, al menos te pido que no le hagas el juego a los "progres", que también lo tienen por enemigo.
Te despido cordialmente.

Thursday, May 03, 2007

Losing Latin America

May 4, 2007

A popular theme among Democrats running for President is their pledge to make America better liked around the world. Hillary Clinton says she'll even dispatch her husband as a kind of ambassador to the world. Well, he might start in Latin America, where our allies are getting stiffed by Democrats in Congress on trade and security.

We're referring in particular to Colombian President Álvaro Uribe, who has been in Washington this week, making his case for the U.S.-Colombia free-trade agreement and for continued U.S. help against terrorism. Colombia, Peru and Panama have all negotiated trade accords with the U.S. that, pending Congressional approval, would raise living standards and expand American influence.

A defeat for any of the three would do great harm to the Andean region, where democrats are battling Hugo Chávez's neo-socialist populism. Mr. Uribe, Peruvian President Álan Garcia and Panamanian President Martin Torrijos have all bet their futures on opening their economies to the U.S. If they're rebuffed, the local disciples of Mr. Chávez will say they were right not to trust the capitalist Yankees. The consequences won't look good on Nancy Pelosi's resume.

On economic grounds alone, the U.S. has everything to gain by approving these trade deals. Most Peruvian and Colombian exports already have duty-free access to the U.S. market through the Andean Trade Preferences Act. But U.S. manufacturing and farm exports heading south still face high tariff and non-tariff barriers. The regional financial center of Panama is especially attractive for U.S. services but is likewise a protected market.

The larger goal is spurring development and improving the investment climate in all three countries. While Colombia and Peru have duty-free access to U.S. markets, that privilege must be renewed every few years. The FTAs end this uncertainty. Even if Latin producers lose some protection, new access to imports means they can use help from abroad to innovate and grow more competitive. This is how Chile became an export powerhouse and reduced poverty. Maybe that's why Chile's Socialist President Michelle Bachelet has endorsed the deals.

None of this matters to some Democrats, whose loyalty to the AFL-CIO trumps their concern for the poor. Having won assurances that our Latin trading partners would enforce their labor and environmental laws at home, such Democrats as Michigan's Sander Levin are now asking for more. They're threatening to block the Latin FTAs unless the U.S. accepts language that would force U.S. companies to adhere to International Labor Organization "core principles." These "principles" have never passed Congress, in part because they'd put "right-to-work" states in legal jeopardy. Republicans won't support a trade pact with such a provision, which suggests that Mr. Levin intends it as a poison pill.

All of this is taking place while Venezuela's Mr. Chávez is working to reduce American influence in the Western Hemisphere. He's doing energy deals with China while confiscating U.S. oil assets. And he's pressing to supplant the U.S. goal of hemispheric free trade with a high-tariff South American customs union that he would run. Bolivia and Ecuador have already been captured by versions of chavismo, though Peru and Colombia have so far escaped thanks to their political leadership.

Colombia is especially vulnerable, as Mr. Chávez provides aid and comfort to that country's narco-trafficking guerrillas. This is why Mr. Uribe is also asking for continued U.S. assistance to fight organized crime. The State Department has certified that Colombia has held up its commitment to human rights under this "Plan Colombia" agreement.

But now that they control Congress again, Democrats are putting this policy in doubt. Mr. Levin says the Colombia FTA should be blocked on human rights grounds, claiming that Mr. Uribe's impressive record of reducing murder, kidnapping and terrorism isn't good enough. Vermont Senator Pat Leahy has put a hold on $55 million in new Plan Colombia funding because of false human rights charges coming from Mr. Uribe's political enemies in Bogotá. Mr. Leahy's grandstanding is all the more embarrassing because U.S. demand for cocaine is the largest source of financing for the criminal networks that have killed so many innocent Colombians.

If Democrats want to make more enemies in Latin America, this is the way to do it. The twice-elected Mr. Uribe is the most far-sighted leader Colombia has had in decades, and his FTA is an attempt to align his country's future firmly with the hemisphere's free-market democracies. Peru, Panama and Colombia are saying they want to be America's political and economic partners. Do Democrats in Congress want to drive them into the arms of Mr. Chávez?

Tuesday, May 01, 2007

One Righteous Gringo

April 30, 2007

Al Gore may not have known that he was taking the side of a former terrorist and ally of Venezuelan dictator Hugo Chávez when he waded into Colombian politics 10 days ago. But that's not much consolation to 45 million Colombians who watched their country's already fragile international image suffer another unjust blow, this time at the hands of a former U.S. vice president.
The event was a climate-change conference in Miami, where Mr. Gore and Colombian President Álvaro Uribe were set to share the stage. At the last minute, Mr. Gore notified the conference organizers that he refused to appear with Mr. Uribe because of "deeply troubling" allegations of human- rights violations swirling around the Colombian government.
It is not clear whether the ex-veep knows that making unsubstantiated claims of human-rights violations has been a key guerrilla weapon for more than a decade, along with the more traditional practices of murdering, maiming and kidnapping civilians. Nor is it clear whether Mr. Gore knew that the recycled charges that caught his attention are being hyped by Colombian Sen. Gustavo Petro, a close friend of Mr. Chávez and former member of the pro-Cuban M-19 terrorist group. What we do know is that Mr. Gore's line of reasoning -- that Colombia is not good enough to rub shoulders with the righteous gringos -- is also being peddled by some Democrats in Congress, the AFL-CIO and other forces of anti-globalization. The endgame is all about killing the U.S.-Colombia Free Trade Agreement.
When Mr. Uribe got wind of Mr. Gore's decision to stand him up, he rightly interpreted its significance: Colombia is the victim of an international smear campaign that, if left unchecked, could undermine congressional support for the pending trade deal. Rather than let the whispering go on, Mr. Uribe elevated the matter, calling two press conferences over two days to refute the charges, which he says are damaging the country's interests. He also asked Mr. Gore to look "at Colombia closely" so he could see the progress that has been made.
The truth about Colombia's bloody struggle against criminal networks is not hard to discern. The tragedy originated more than five decades ago with ideological rebel warfare and was long supported by Fidel Castro. After Pablo Escobar was killed in 1993 and the Medellin and Cali drug cartels collapsed in the mid-1990s, the guerrillas moved into the narcotrafficking business and used this new source of financing to heighten the terror.
Mary Anastasia O'Grady discusses the implications of Al Gore's diplomatic "dis" of Colombian President Alvaro Uribe.
In a December 2001 monograph published by The Strategic Studies Institute of the U.S. Army War College, Latin American insurgency and counterinsurgency expert David Spencer described the costs of the guerillas' "predatory business": "The federation of cattle ranchers reported that in 1997 they suffered losses of $750 million, largely to guerrilla theft and extortion. The consequences of resisting these extortive taxes is severe and includes kidnapping, death, and destruction of property." As Mr. Spencer explained, the urban rich avoided much of the terrorism; the vulnerable were the "small, independent farmers, ranchers, professionals, and merchants."
Lacking resources and a plan of action, the state did little to protect innocents. So the rural population organized self-defense units that became known as paramilitaries. Many of these groups later morphed into criminal enterprises.
Mr. Uribe, whose father was murdered by guerrillas, was elected governor of the state of Antioquia in 1995. He inherited a mess. "Guerrillas were all over the state," he told me in a 1997 interview in Medellin. "They were kidnapping, drug trafficking, keeping illegal plantations. Against them were the paramilitary. Wherever guerrillas arrived in one place, sooner or later paramilitary arrived there too, committing many similar crimes."
To confront the chaos, the governor made increasing the presence of the state a priority and launched the "convivirs." These legal civic organizations were citizens' intelligence networks designed to help the army and police identify and pursue guerrillas, paramilitary groups, narcotraffickers and common criminals in the countryside.
It was later learned that some of the convivirs had links to paramilitaries. This shouldn't be surprising since both groups shared a common enemy. But to the extent that such collusion existed, one can hardly blame it on Mr. Uribe. The concept of engaging the public in helping to strengthen the state's law-enforcement capabilities is a perfectly defensible strategy. Of course, the guerrillas didn't like it. They suffered major setbacks while Antioquian peasants, farmers, ranchers, banana workers and rural weekenders all enjoyed newfound security.
Mr. Uribe ran for president in 2002 on a promise to defeat organized crime. He has produced impressive results. According to national police statistics, homicides dropped to 17,277 in 2006 from 28,837 in 2002. Kidnappings fell to 687 from 2,883 over the same period and terrorist attacks were cut by more than two-thirds. Since 2002, some 42,000 illegally armed combatants have put down their weapons and 1,342 paramilitary have been killed.
As to charges against his former intelligence chief, based mainly on the testimony of one rather dubious witness, the justice system is working. It is in no need of Mr. Gore's condescending prejudice.
Though Colombia is not yet pacified, voters have confidence in Mr. Uribe. The economy has recovered and the government is working to protect the environment against the degradation caused by coca growers destroying forests and cocaine labs polluting rivers. There is also a special program to provide security for members of labor unions. Mr. Uribe was re-elected last year and today maintains an approval rating of better than 70%.
Mr. Uribe's popularity is a source of much frustration for his adversaries, especially as the FTA -- considered his baby -- gains momentum. Colombians widely favor the deal and it is now sailing through the legislature. Thus the export of the tired, old allegations of human-rights violations from Mr. Petro. How ironic that Colombia's anti-American hard-left, normally obsessed with trashing Uncle Sam, is now rushing to Washington to get help in defeating the will of its own people.
Mr. Uribe will be in Washington this week to meet with members of Congress and AFL-CIO President John Sweeney to make his case for the FTA. In the end, it may turn out that Mr. Gore did him a favor by bringing this subject to the fore. Union activists who don't want any more U.S. free trade agreements have every right to lobby against them. But they should make their case on facts, not on politically motivated and unsubstantiated charges.